Basado en el entrenamiento de los boxeadores, el Aerobox ofrece una alternativa más fuerte y especializada al Aeróbic tradicional. Su práctica intensifica el trabajo aeróbico y permite ganar rápidamente en flexibilidad y fuerza muscular.

Durante una clase de Aerobox se pueden perder entre 600 y 800 calorías. Este gasto calórico es claramente superior al que se consigue con la práctica aeróbica normal puesto que se intensifica el ritmo y se añaden las descargas de energía producidas durante los golpes y las patadas.

Es uno de los entrenamientos más completos que se pueden practicar en el gimnasio. Posee un alto grado de motivación para la persona que lo practica y dinamiza el trabajo aeróbico habitual. Mejora el tono muscular de todo el cuerpo y como valor añadido, constituye un primer acercamiento a la defensa personal. Si quieres ponerte en forma rápidamente y tu ritmo de vida no te permite realizar deportes de larga duración, el Aerobox te ofrece un entrenamiento muy completo y fácil de compaginar con tu vida diaria.

RECOMENDACIONES

Para conseguir resultados se recomienda practicarlo 3 veces por semana (NO MÁS).

Sigue las indicaciones del docente para realizar los movimientos correctamente.

Debes hidratarte durante la sesión para compensar la pérdida de líquido del cuerpo.

Aunque esta actividad física está dirigida a personas de todas las edades, no es recomendable para personas con hipertensión, problemas cardiovasculares u otro tipo de insuficiencias.