La actividad física funcional consiste en entrenar al cuerpo para las actividades de la vida diaria, tratar de igualar los movimientos que utilizas en la vida diaria en tu entrenamiento, y por lo tanto, esto limita el uso de los aparatos tradicionales de los gimnasios, ya que ninguno de los movimientos que realizasen la vida diaria llevan un rango fijo de movimiento, como el que realizas en un aparato tradicional, que lo único que haces es empujar o tironear y la máquina establece el rango fijo de movimiento, el cuál siempre es el mismo.

¿Por qué alguien querría ser una persona funcional?

Porque una persona funcional saca su máximo potencial en su desempeño físico y por otro lado es una persona que no se lesionará tan fácilmente y se recuperará mucho más rápido que los demás.

¿Qué es entrenamiento funcional?

1. Entrenar en múltiples planos.
Tenemos 3 planos de movimiento, frontal, sagital y transversal, desde luego hay un espacio en tu entrenamiento para entrenar en un solo plano, pero para sacar el máximo provecho y entrenar funcionalmente tienes que entrenar en múltiples planos la mayor parte de tu entrenamiento.

2. Entrenar debe darte movilidad y bienestar, no provocar lesiones
Entrenamiento funcional es movilidad y bienestar, si no, no es entrenamiento funcional.

3. La técnica es vital, conexión mente-cuerpo
La técnica es todo, la técnica es la causa y el efecto de la movilidad y el bienestar o de las lesiones, antes de entrenamiento funcional debe existir entrenamiento correctivo en muchos casos.

4. Integra la mayor cantidad de músculos en cada movimiento
Hay un tiempo y espacio para ejercicios de aislamiento en tu entrenamiento, pero cada vez que se pueda, lo ideal es integrar la mayor cantidad de músculos en cada movimiento.

5. Entrena para estar saludable y para verte bien
Estar saludable o funcional y verte bien no son eventos mutuamente excluyentes, desde luego no es un fenómeno común pero es algo que se puede lograr con un verdadero entrenamiento funcional

ENTRENAMIENTO

Es una forma de trabajo, que consiste en alternar períodos de esfuerzo intenso con otros de descanso.
Si bien se trata de una metodología especialmente dirigida a los entrenamientos de resistencia y de alta intensidad fundamentalmente para corredores y deportistas de fondo; su adaptación al fitness ha resultado un gran éxito.
Se utiliza como una forma de ejercicio moderado – alto, dónde se combinan diferentes ejercicios aeróbicos con otros de tonificación. Se trata de un entrenamiento intensivo que resulta más cansador pero que en comparación con los deportes de constancia aeróbica, proporciona unos mejores resultados en cuanto a mejora de la capacidad cardiovascular y resistencia corporales.

RECOMENDACIONES

Si no tienes una base aeróbica firme, es preferible que empieces con intensidades más bajas para acostumbrar poco a poco tu cuerpo al trabajo físico.

Al tratarse de una actividad física de intensidad medio - elevada, el riesgo de lesiones en comparación con las intensidades más bajas es mayor. Es por ello que se recomienda precaución a la hora de practicarlo.

Bebe líquidos durante la sesión para mantener una buena hidratación.

Procura seguir las indicaciones del instructor para realizar los ejercicios correctamente y prevenir posibles lesiones.

Si padeces alguna afección cardiaca o tienes alguna insuficiencia de salud, consulta al docente para saber si puedes realizar esta actividad física de forma normal.